archivo

Comunidad Valenciana

  • La audiencia obliga a devolver a Bankia 90.000 euros por participaciones preferentes
  • El demandante es una persona joven dueño de un gimnasio
  • No ha habido lugar a juicio por la claridad de las pruebas presentadas

 

El juzgado de primera instancia nº 1 de Valencia ha estimado la demanda formulada a instancia de Antonio Vicente Aguilar García contra la entidad Bankia S.A. DECLARANDO la nulidad de las órdenes de compra de valores por los actores de los títulos de participaciones preferentes por un valor de 90.000 €  así como la nulidad de la orden de aceptación de la oferta de recompra de participaciones preferentes y suscripción de acciones de Bankia de 22 de marzo del 2012 por la existencia de error esencial relevante y excusable en el consentimiento ordenándose la restitución recíproca de prestaciones que fueron objeto del contrato, y por tanto CONDENANDO a la demandada a la devolución de la suma reclamada de 90.000 € en concepto del principal más los intereses legales devengados desde las fecha de suscripción de la orden de compra, pero deduciendo de dichos importes las cantidades percibidas por la actora como intereses abonados por la demandada por importe de 9.851´25 € más los intereses legales devengados por las correspondientes sumas de estos intereses desde su percepción; y con imposición de costas a la parte demandada.

En palabras de Jaime Navarro, abogado del demandante, “el perfil de mi representado ya no es el de persona mayor, con escasos o nulos conocimientos del sistema financiero, sino una persona joven, que fue engañado al igual que podría haber sido engañado cualquiera, y eso es lo que está sentenciando aquí el juez.”

Esta sentencia se produce a continuación de otro reciente fallo, también contra Bankia (en este caso con origen en Cajamadrid), de 24 de octubre y del Juzgado de Primera Instancia Nº4 de Valencia, que condenaba a la entidad demandada a la devolución de 94.000 € a un matrimonio de mediana edad, con otras inversiones: Bonos de Caja Madrid, Acciones de Endesa, Acciones de Telefónica Móviles, Derechos de Mapfre, y había adquirido, ya en 2004, Participaciones Preferentes de Caja Madrid. Por tanto, como pasaba hasta ahora, ya no son modestas personas ancianas que nunca han invertido en productos de riesgo los que logran la devolución de sus ahorros perdidos.

Jaime Navarro

Abogado experto en finanzas

www.jaimenavarro.net

Anuncios

jose arias bankia afectado preferentesArtículo publicado en Las Provincias al respecto de la sentencia ganada por el letrado Jaime Navarro contra Bankia y que ha llevado a la recuperación de 94.000 euros a un matrimonio valenciano que mantenía inversiones en otros productos complejos.

E. PALOMARES | VALENCIA.

http://www.lasprovincias.es/v/20131102/economia/pareja-preferentes-gana-bankia-20131102.html

El matrimonio valenciano recibe 94.000 euros tras demostrar que tener otros productos complejos no implica conocer los riesgos.

Ser de mediana edad y haber participado en distintas inversiones ha dejado de ser un perfil de preferentista que pierde en un juicio de preferentes. La misma semana que un juez de Valencia rechaza una demanda por preferentes al considerar que los clientes de Bankia tenían suficientes estudios para conocer el producto financiero que iban a adquirir, un matrimonio de mediana edad con distintas inversiones, y también clientes de Bankia, han conseguido que el juzgado de primera instancia número 4 de Valencia les de la razón y haya anulado su compra. «Confiaba en ganar el juicio porque yo no he hecho nada y me engañaron», comenta a LAS PROVINCIAS el valenciano José Arias, que ha conseguido que Bankia le devuelva los 94.000 euros que él y su mujer tenían perdidos en estos productos, imponiendo al banco, además, el pago de los intereses legales y las costas judiciales. Es la segunda condena más importante de Caja Madrid, ahora Bankia, por preferentes o subordinadas, sufrida fuera de Madrid y ya no se trata de ancianos que nunca han invertido en productos de riesgo.

Sin embargo, el juicio resultó muy duro. A pesar de ser analfabeto, pensionista con una incapacidad permanente total y tratarse de un perfil de cliente conservador, como lo calificó el ordenador de la directora de la oficina de Caja Madrid al introducir sus datos, la defensa de Bankia insistió en el argumento de que sabía muy bien lo que estaba adquiriendo.

«Presenta los hechos como si fueran personas sin conocimiento de lo que son los valores sometidos a cotización cuando han venido efectuando con esta entidad diversas operaciones de valores a lo largo de los años, indicando que han comprado y vendido acciones de Mapfre, derechos de Mapfre, acciones de Endesa, de Telefónica Móviles, etc», argumentaba la defensa de Bankia.

En este sentido, concluía la defensa de Bankia que José Arias sabía «perfectamente lo que es un valor y que están sometidos a cotización así como que dan rendimientos a veces mayores, a veces menores, siendo persona con formación y habituada a invertir en valores cotizables».

Pero el preferentista sólo siguió el consejo de su directora de oficina de toda la vida. Según comenta, durante el juicio, la defensa de Bankia le llegó «a decir que era un ‘listo’» y a preguntar porqué tenía tanto dinero. «Si yo soy analfabeto y sólo cobro poco más de 300 euros al mes por mi pensión y he dedicado toda mi vida a ahorrar para cuando tengamos que ir mi mujer y yo a la residencia porque no tenemos hijos», explica el afectado.

El abogado de José Arias, Jaime Navarro, explicaba que los argumentos que presentaron en el juicio se basaron en que «la ley exige a las entidades financieras a dar mucha información cuando venden un producto complejo, sin excepción de que la persona tenga o no comprados otros productos».

Cuando los afectados y ganadores de esta sentencia compraron estas preferentes y subordinadas (2009), dirigía Caja Madrid el polémico Miguel Blesa, antes de que se hiciera cargo de la empresa Rodrigo Rato. Y ni se le hizo el test de idoneidad ni se le informó del cambio de una propuesta de inversión que le hizo la directora de la oficina por la compra de preferentes. «El juez también entendió el caso», aseguró Navarro. Sin embargo, a Arias y su esposa se le han devuelto los 94.000 euros en acciones. El 23 de mayo, la entidad canjeó sus subordinadas y preferentes por acciones a 1,35 euros por acción.

«Nos convirtieron en accionistas forzosos y nos prohibieron venderlas hasta el 28 de mayo. Se han devaluado hasta 60 céntimos, y el juzgado pide que nos devuelvan el dinero pero el producto ya no existe», comenta el afectado. Así que «ahora vamos a pedir la ejecución provisional», explica el abogado de José Arias.

See on Scoop.itPreferentes y otros tóxicos bancarios

El arbitraje. Discrepancias en el alcance de una solución para 200.000 afectados. Para el seguimiento de la noticia, podéis verla en la imagen, que salió el domingo 14 de abril de 2013 en la edición impresa de Las Provincias, por el periodista y director de economía, Xavi Moret.

Jaime Navarro‘s insight:

Y es que seguimos hablando de arbitraje, ya que el arbitraje con efecto retroactivo ha devuelto la esperanza a muchos preferentistas de la antigua Bancaja, atrapados por el primer canje de acciones. No obstante, ¿cuál es el alcance real de esta medida? En mi opinión, si el arbitraje que se propone es igual que el de Caixa Galicia, en donde efectivamente quienes han sido aceptados para el arbitraje, han tenido una resolución favorable en un elevado porcentaje, sí, pero la resolución favorable no ha significado satisfacción, sobretodo para quienes no han sido aceptados en el proceso de arbitraje, y por supuesto, para quienes no se les ha devuelto todo lo invertido.

En el caso del arbitraje de Caixa Galicia, de los 30.000 afectados que han entrado en el arbitraje, sólo 6.000 han quedado plenamente satisfechos, y dado que no se puede recurrir a la vía judicial una vez se ha aceptado el arbitraje, el único camino que les queda a los afectados por recorrer, es el de las protestas en la calle y la ocupación de los ayuntamientos, como estamos viendo cada día.

Es el problema con el arbitraje, que al principio causa una gran ilusión sobre algo que luego no siempre se cumple. Si se diera un arbitraje en el que hay posibilidad de impugnar posteriormente, entonces sí se podría ir al arbitraje. Y es que en la vía judicial, ante una sentencia no favorable, siempre se puede recurrir, y más cuando la jurisprudencia está todavía por asentar: esperemos que próximamente el Tribunal Supremo indique las directrices judiciales a seguir en defensa de los intereses de los estafados.

Y resumiendo pues: ¿qué hacer? Si usted es afectado y piensa que puede entrar en el proceso de arbitraje, solicítelo, pero no firme nada, y lleve los papeles del arbitraje (sin firmar) a un profesional que pueda aclararle de manera independiente cuáles son sus posibilidades.