Nuevo éxito del despacho de Jaime Navarro

Nuevo éxito del despacho de Jaime Navarro con la sentencia más alta en cuantía en España al banco de Botín por comercialización de Valores Santander

Sentencia condenatoria de 567.900 euros a Banco Santander por la venta de Valores Santander

El caso se ganó en Primera Instancia y se ha ratificado en la Audiencia Provincial de Murcia. Jaime Navarro ha logrado una condena histórica ante uno de los despachos de Derecho Mercantil más prestigiosos y poderosos de España

Jaime Navarro: “los Valores Santander constituyen una auténtica bomba de relojería de la época en la que dirigía Emilio Botín, para su nueva gestora su hija Patricia, por su altísimo número de afectados”

Esta sentencia puede provocar una reacción en cadena de demandas que deberán afrontar los nuevos directivos del Santander al afectar a casi 130.000 clientes

El contratante, que falleció en 2011, suscribió con su señora los Valores. La esposa y sus hijos actúan como demandantes en este pleito porque así se lo pidió en sus últimas voluntades este ahorrador jubilado que había suscrito este producto a los 80 años

La Audiencia Provincial de Murcia, Sección Cuarta, ha confirmado en todos sus extremos la sentencia condenatoria del Juzgado de Primera Instancia nº 13 de Murcia a la entidad Banco Santander por la suscripción de 567.900 euros que habían suscrito unos clientes invertidos en el producto Valores Santander.

Jaime Navarro, abogado ganador del caso, nos explica que: “Los Valores Santander fueron un ‘producto estrella’ del propio Santander que resultó ser un fiasco por su gran riesgo y que fue colocado indiscriminadamente a casi 130.000 clientes”. Se trata de un producto financiero muy complejo y de elevado riesgo en el que la inversión finalmente se convertía en acciones del banco. El producto fue comercializado masivamente y sin la adecuada información por Banco Santander especialmente entre clientes minoristas y sin conocimientos financieros a los ha ocasionado importantes pérdidas entre el 30% y el 55% de la inversión.”

El contratante de los Valores Santander, que falleció en 2011, era cliente de Banca Privada del banco y suscribió con su señora —que actúa junto con sus hijos como demandante en este pleito— en enero de 2008 el producto financiero. El cliente tenía 80 años de edad en el momento de la suscripción de estos valores y ya estaba jubilado. La familia, por expreso deseo del contratante antes de fallecer, ha seguido adelante con el proceso judicial para poder recuperar los ahorros de toda una vida, fue una de sus últimas voluntades; lo que hace más gratificante el resultado de esta sentencia.

El banco alegó que se trataba de una persona con experiencia y que había desarrollado su actividad profesional como promotor inmobiliario realizando inversiones en diversos productos financieros por lo que contaba con amplia experiencia en el trato mercantil y con las entidades bancarias. Sin embargo según explica la sentencia sin las debidas explicaciones sobre el producto en concreto no se puede inferir que el cliente pudiera entender debidamente que eran los Valores Santander y el riesgo que conllevaban. Además, no se entregó documentación específica a los clientes sobre las características y riesgos de la inversión ni se realizó test o valoración previa del perfil de los clientes.

El banco no informó adecuadamente de las complejidades y riesgos del producto ni pudo acreditar haber realizado los test preceptivos para determinar el perfil de “inversor de riesgo” del cliente. Así pues el recurso de apelación interpuesto por el banco ante la sentencia condenatoria de Primera Instancia no ha prosperado y la Audiencia Provincial de Murcia, estima la devolución de 567.900 euros invertidos en Valores Santander y confirma que se trata de “un producto complejo” y que el banco en consecuencia “debió facilitar a los actores, al momento de la suscripción de compra, una información clara, precisa, detallada y comprensible de los riesgos que comportaba la inversión”.

Según el abogado Jaime Navarro “los Valores Santander constituyen una auténtica bomba de relojería de la época en la que dirigía Emilio Botín, para su nueva gestora su hija Patricia, por su altísimo número de afectados, máxime ahora que los tribunales están determinando inequívocamente su naturaleza de alto riesgo y que fueron comercializados a clientes minoristas sin las adecuadas prevenciones. El número de demandas al Banco Santander por estos Valores está creciendo día tras día”.

Es la condena más alta en cuantía, 567.900 euros, por este producto al Banco Santander y contra unos de los despachos de Derecho Mercantil de mayor prestigio en estos temas, como es el bufete de Uría y Menéndez.
http://www.jaimenavarro.net/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: